Thursday, March 29, 2007

Orden y Progreso

Con motivo de la venida del Sr. Jorge Arbusto a la ciudad de Mérida, un grupo de estudiantes izquierdistas organizó una serie de marchas para la "concientización" de la sociedad. A partir de la segunda marcha hubo colados y enmascarados que se violentaban e incitaban a otros a la violencia, además estaban los clásicos pachecos y "cola de perro"; esos que van meneándose y hasta atrás.

La polecía (si, polecía), siempre en defensa de los intereses del ciudadano (con fortuna) promedio (de 30, 000 pesos), acudió presurosa a apañarse a cuanto pobre diablo halló. Cayeron estudiantes que tomaban su camión, cayeron pachecos, ebrios, jóvenes manifestantes no estudiantiles y estudiantes que si se estaban manifestando. Apañaron a todos por igual, culpables e inocentes fueron puestos a disposición del MP (Madrazo Policial). Con un proceso lleno de irregularidades terminaron en el bote aproximadamente 19 personitas de interés para mi facultad; y los nuestros se pusieron manos a la obra.

Caos, sólo hubo caos. Imagínense el "génesis" griego; así estaba, pero con más ruido. Después de tres días de "todos ayudamos como creemos que es lo mejor, aunque acabémos fregando más a todo el mundo", todo comenzó a tomar forma. En una junta me puse en mis casillas y clamé a todo cerebro que lo que hacía falta era organizarse para poder generar una respuesta efectiva a la arbitrariedad de las autoridades y la tibieza de la ciudadanía. Horror de horrores, me dijeron que ya se estaban organizando, que mejor me pusiera a ver lo que habían logrado ya, que los que se querían informar estaban informados (insinuando que yo no sabía sólo porque no quería)(y aunque era cierto, también era claro que los rumores circulaban como la sangre por mis venas y que el objetivo era informar VERAZMENTE a todos los estudiantes posibles), me dijeron que sería perder el tiempo el ponerse a elaborar organigramas y demás idioteces dignas de todo buen estudiante promedio que pretende hacerse pasar por un activista político pensante; me refiero a esa especie de estudiante que es más borrego que los que creen en el señor-dios Pakal de USA (que se casó con tonantzin) ó en Yoga Tolteca.

Como sea, un fin de semana después y todos los argumentos que yo había esgrimido en contra de los anarquistas para que tomara forma estable el movimiento se empezaron a escuchar... En boca de estos mismos anarquistas. Que asco, me indigné; aún así fui de los pocos que se quedó a ayudar al final de la "junta informativa". Terminé como una especie de "Archivo General", teniente de logística y respetable teórico del movimiento. Chispas, me sentí muy raro.

A lo largo de una semana se conformó de manera definitiva el funcionamiento y la estructura de la ahora llamada Comisión. Ahora fluye la información por un medio estable (periódico mural), sacada directamente de las fuentes, hay manifestaciones pacíficas bien coordinadas, existe vinculación con otros movimientos a lo largo del país y cosas por el estilo. Que diferencia. Lo único que faltaba era que todos aprendiéramos a escuchar.

Nos vemos.

P.D. Si, hay muchos errores en mi sintáxis, gramática y estilo; pero no me importa. Tengo sueño, me duele la cabeza y no estoy inspirado sobre este tema.

Wednesday, March 14, 2007

Bushit

Hola de nuevo, resucité de entre los muertos. Lo hubiese hecho al tercer día pero me topé a Cristo en el camino y nos echamos una partida de damas. En fin, a lo que voy.

Como más de uno de ustedes sabrá, la visita que hizo el dictador gringo a tierras mexicanas fue un verdadero asco. Miles de fotos, cientos de guaruras, cero propuestas. Todos los que dicen que saben tienen la misma opinión: "Fue un fraude". Por fortuna para todos ya terminó todo.

Ahora que el tiempo del caos político y social ha pasado, yo propongo: pensemos ¿Qué nos dejó esta visita? ¿Qué hemos aprendido de ella? Quiero partir de tres premisas:

a) La actuación de las autoridades locales.
b) La actuación de las autoridades gringas.
c) La actuación de la sociedad.

Empecemos con la actuación de las autoridades locales.

El enorme despliegue de fuerzas públicas para la protección de dos de los presidentes más odiados en México (y miren que esto no tiene que ver con mis preferencias políticas) no hizo otra cosa que alterar el natural orden social imperante en el país. Calles bloqueadas a kilómetros de distancia de las zonas por las que habrían de pasar los susodichos, reducción de la presencia policial en zonas "tranquilas" y su canalización hacia áreas de alta conflictividad social, fichamiento y monitoreo de personas consideradas "non gratas", SUBORDINACIÓN A ELEMENTOS Y AUTORIDADES EXTRANJERAS(¡¡¡!!!)... Todo esto y más fue lo que se vió en todos y cada uno de los lugares que visitaron en señor Bushit y Felipillo.

No es por nada pero, ¿dónde están el orgullo y la dignidad de nuestras autoridades? ¿Es que acaso el amor propio se les terminó con dos sexenios panistas? Digo, una cosa es ser instrumento de represión del estado (que muy a su manera es cuestión de orgullo, miren si no El Laberinto del Fauno), y otra cosa es dejar que vengan unos güeros desabridos malaleche a mangonearte sólo porque te lo manda el jefe. Está bien que el trabajo sea trabajo y que el jefe sea jefe pero ¿ni siquiera rechistaron? Que yo sepa no.

"Antes patria que, inermes, tus hijos bajo el yugo su cuello dobleguen, tus campiñas con sangre se rieguen, ¡Sobre sangre se estampe su pie!"

La actuación de las autoridades gringas.

... Ni que decir, gringos imperialistas son gringos imperialistas (y miren que me refiero sólo a los imperialistas, a los otros los llamo gringos de cariño, no por desprecio). Atropello tras atropello, vejación tras vejación. No sólo tomaron el control de los aeropuertos por donde pasaba su señor presidente, no se limitaron a subordinar nuestras autoridades a su capricho; ni siquiera se conformaron con intervenir teléfonos, conexiones a Internet y telegrafía. El colmo fue que quisieran poner francotiradores en casas de Mexicanos comune sy corrientes... El hermano de mi cuñada (por parte de Yum), se vió en este dificil trance; federales gringos (al menos eso parecían por la facha, el acento, el color y la actitud) le quisieron convencer de permitir el apostamiento de francotiradores en su techo. Sobra decir que mandó a estos tipos a la tiznada y más allá.

"Más si osare un extraño enemigo profanar con su planta tu suelo, pienso ¡Oh patria querida! Que el cielo un soldado en cada hijo te dió"

La sociedad en General.

Protestas por un lado, idolatría por otro y conformismo en medio de ambas caras. Mexico lindo y querido; i no fueras plural no te querría como hoy. Aún así, que apatía. Casi todos se quejaron pero casi nadie hizo algo, y quien se atrevió a hacer fue arrestado arbitrariamente o simplemente fue difamado por los medios habituales de desinformación a nivel nacional (TV Apesta y Telerrisa). Con todo y todo la respuesta social fue mejor de lo que esperaba.

"Ya no más, de tus hijos la sangre, se derrame en contienda de hermanos; sólo encuentre el acero en tus manos quien tu nombre sagrado insultó"

(¿Alguien recuerda lo del "patio trasero"?)

Bien supongo que este breve recuento no deja muy parado al mundo según mi perspectiva del mismo. Ni modo, así es la vida. Ahí luego me comentan. Nos vemos.



Vive Dios.